La lucha de Sumo

La guía definitiva a un deporte tradicional japonés

  • El sumo es un deporte tradicional japonés que existe desde hace siglos. Es un antiguo arte marcial que ha evolucionado hasta convertirse en un deporte profesional con una rica historia y cultura. En esta guía, nos adentraremos en los hechos desconocidos sobre el sumo y te daremos una mirada al interior del mundo de la lucha de sumo.

¿Qué es la lucha de sumo?

La lucha de sumo es un estilo de lucha japonés en el que dos luchadores, o «rikishi», compiten entre sí en un ring circular llamado «dohyo». El objetivo de la lucha de sumo es obligar a su oponente a salir del ring o hacer que toque el suelo con cualquier parte de su cuerpo que no sean los pies. Los luchadores de sumo suelen ser algunos de los atletas más grandes del mundo, con pesos que pueden superar las 600 libras.

Las reglas del sumo

Las reglas de la lucha de sumo son relativamente sencillas.
En el sumo, el objetivo es forzar a tu oponente fuera del ring o a la lona. Algunos aspectos clave de las reglas del sumo incluyen:

  • Objetivo del Sumo: Forzar al oponente fuera del ring o a la lona.
  • Puntuación: No se anotan puntos; es un formato de ganar/perder sin empates.
  • Equipamiento: Los luchadores usan un mawashi (taparrabos) y un chonmage (moño).
  • Formas de Ganar: Empujar al oponente fuera del ring, forzarlo a salir agarrando su cinturón, o derribarlo a la lona.
  • Reglas de Conducta: Prohibiciones como no tirar del cabello, golpear con un puño cerrado, patear la cara, atacar la ingle, entre otras.
  • Técnicas Comunes (Kimarite): Más de 70 técnicas clasificadas, incluyendo lanzamientos, empujones, derribos y retenciones.
En el sumo, a diferencia de muchos otros deportes, no hay un sistema de puntuación numérica. El objetivo del sumo es bastante simple: ganar el combate. Hay dos formas principales de lograrlo:
  • Yorikiri: Consiste en empujar al oponente fuera del ring.
  • Kimedashi: Se refiere a forzar al oponente a salir del ring agarrando su cinturón.
 Si un luchador logra cualquiera de estas dos acciones, se considera que ha ganado el combate. No hay empates en el sumo, por lo que siempre habrá un ganador y un perdedor en cada enfrentamiento. Esta simplicidad en el sistema de puntuación del sumo refleja la naturaleza directa y contundente de este deporte tradicional japonés.

El combate y sus rituales

El combate comienza cuando los dos luchadores se enfrentan en el centro del dohyo. A continuación, realizan una serie de rituales para mostrarse respeto el uno al otro y a los espectadores. 

Antes del comienzo de un combate de sumo, los luchadores realizan una serie de rituales con los que pretenden mostrarse respeto entre sí, a los jueces y a los espectadores. Estos rituales se denominan «shikiri» e incluyen lo siguiente:

  • Los luchadores se acercan al dohyo, el ring de lucha de sumo, y suben a él.
  • Se agachan en sus respectivas esquinas y se enfrentan.
  • Se dan palmadas y retroceden.
  • Se acercan de nuevo y repiten las palmas y el paso atrás.

Pueden repetir este proceso varias veces hasta que estén listos para comenzar el partido.

Estos rituales pretenden purificar el ring, calmar la mente de los luchadores y mostrar respeto por las tradiciones de la lucha de sumo. Son una parte importante del deporte y se realizan en cada combate de sumo profesional.

El combate

El combate comienza cuando ambos luchadores tocan el suelo con las manos e intentan empujarse, tirarse o lanzarse fuera del ring.

En el sumo, el objetivo es que un luchador obligue a su oponente a salir del dohyō (ring) circular o hacer que cualquier parte de su cuerpo, excepto las plantas de los pies, toque el suelo dentro del ring. Esto se consigue mediante una serie de técnicas como empujar, lanzar, golpear y burlar al oponente.

Hay 82 técnicas ganadoras distintas, algunas de las cuales han sido adoptadas del judo.

Los movimientos considerados ilegales, conocidos como kinjite, incluyen tirar del pelo, estrangular, doblar los dedos, agarrar la zona de la entrepierna, dar patadas, pinchar en los ojos y golpear o dar puñetazos en las orejas.

Los dos estilos de combate más comunes de sumo son:

  • el yotsu-zumō (四つ相撲), en el que un luchador agarra el mawashi (cinturón) de su oponente y le obliga a salir del ring
  • el oshi-zumō (押し相撲), en el que un luchador empuja a su oponente fuera del ring sin un agarre firme.

El combate finaliza cuando uno de los luchadores es forzado a salir del ring, toca el suelo con cualquier parte de su cuerpo que no sean los pies o cuando un juez declara un ganador basándose en tecnicismos.

Clasificación de los luchadores de sumo

Los luchadores de sumo se clasifican en función de su rendimiento en los torneos. Hay seis divisiones en la lucha profesional de sumo, siendo la más alta la división «Makuuchi». Los luchadores de la división Makuuchi son los mejores del mundo, y los mejor clasificados se denominan «Yokozuna». Sólo hay unos pocos Yokozuna en un momento dado, y se les considera los mejores luchadores de sumo.

La cultura de la lucha de sumo

La lucha de sumo tiene una rica cultura que va más allá del propio deporte. Los luchadores de sumo son muy respetados en Japón y a menudo se les trata como a celebridades. Tienen sus propias tradiciones y rituales, y los torneos de sumo son acontecimientos muy ritualizados. Por ejemplo, antes de un combate, los luchadores de sumo suelen arrojar sal al ring para purificarlo y ahuyentar a los malos espíritus.

Datos desconocidos sobre la lucha de sumo

Los luchadores de sumo consumen hasta 20.000 calorías al día para mantener su enorme tamaño y fuerza.

Los luchadores de sumo llevan un tipo especial de cinturón llamado «mawashi» que está hecho de seda y puede pesar hasta 5 kilos.

Los luchadores de sumo deben llevar el pelo recogido en un moño tradicional llamado «chonmage».

A los luchadores de sumo no se les permite conducir coches ni motos, ya que se cree que es demasiado peligroso para su tamaño.

El dohyo, o ring de lucha de sumo, es de arcilla y se reconstruye antes de cada torneo.